CARE es una calificadora uruguaya cuyos técnicos trabajan efectivamente en el país a partir de la autorización otorgada por el Banco Central en abril de 1998. Esa es una de las fortalezas a la hora de evaluar los riesgos domésticos, incluyendo los resguardos o garantías que mitiguen el riesgo global en muchos casos. En este extenso período la firma ha calificado Emisiones de Deuda, Acciones y Certificados de Participación en prácticamente todas las ramas de actividad pública y privada.